miércoles, 15 de agosto de 2012

Saltando obstáculos

En Londres estamos en plena depresión post-olímpica. En general, la sensación es de que ha sido todo un éxito, y que los nativos de estas islas están más encantados que nunca de haberse conocido.

A pesar de que este evento es mucho sobre política, negocio e intereses, me quiero quedar con la parte humana: los deportistas esforzándose durante meses y años, aplazando bodas, bautizos, vida social,  el libro que se quieren leer,sólo por ese momento en el que se lo juegan todo; la gente aplaudiendo y alentando a cualquiera que participara, fuera del país que fuera, lo hiciera mejor o peor... valorando el esfuerzo de los atletas, los cuales daban el 200% en cada prueba.

Por ello hay que ,sea lo que sea lo que queramos hacer en la vida, dedicarle tiempo, ganas, entusiasmo. No tenemos por qué batir un récord mundial, pero si queremos tener un trabajo mejor, o viajar a un sitio, publicar un libro, abrir un negocio, vencer la timidez, o simplemente ser felices,  hay que comprometerse en cierto modo. Por ejemplo, si abro una tienda online de cosas que diseño y no  la promociono , las cosas no se venderán. Tengo que hayar herramientas o métodos de promoción,  y sacar tiempo para ello en vez de salir o ver series. Hay que ver qué nos falta, qué estamos haciendo mal, que obstáculo o marca es la que hace falta saltar o batir para lograr nuestro objetivo.Si no lo hacemos, no tenemos derecho a culpar a nadie que no sea a nosotros mismos.

Hay que centrarse en vencer esos obstáculos.No hace falta que sean todos a la vez, sino uno a uno. Con esfuerzo y dedicación se baten marcas que parecen imposibles.  Que se lo digan a Pistorius, un atleta que carece de piernas y usa prótesis, y consiguió llegar a la marca para participar en los Juegos Olímpicos en vez de conformarse con los Paralímpicos.


Hay que intentarlo, Con todas tus fuerzas. Sea el resultado que sea. Porque cuando uno hace todo lo que puede, aunque no gane, se siente un campeón.

Igual que la sonrisa y los abrazos de las nadadoras de Egipto en la final de sincronizada por equipos.Sabían que no iban a lograr medalla, pero a pesar de su plaza lejos del podio, se abrazaron como si hubiesen vencido.

La felicidad es el resultado de intentar aquello que quieres con todas tus fuerzas. Vencer es lo de menos.

¿Hay algo que querais realizar que se os resista?¿Tenéis algún objetivo o algún obstáculo que no sabéis como saltar?





3 comentarios:

Tequila Limon y Sal dijo...

Son dignos del más intenso de los aplausos... ganen o pierdan. Es más, no creo que el haber llegado a los JJOO sea para nada perder.

felisity dijo...

Totalmente de acuerdo, es admirable lo que esta gente puede llegar a lograr.

Pipah dijo...

Hay obstáculos que son difíciles de saltar por mucho que este y aquel te digan que hay solución a no ser que tu mismo lo veas, cosa aun más difícil. Pero te caes y te vuelves a levantar, da igual cuantas veces te caigas mientras consigas levantarte en lugar de quedarte atrapado.