domingo, 11 de noviembre de 2012

Con o sin Fulanito a nuestro lado...¡vivamos la vida!

Hace poco me compré el billete de avión para hacer un viaje a Japón. Es algo que llevo deseando hacer una gran parte de mi vida, y por  cosas que han ido ocurriendo, parecía que no llegaba. La primera pregunta que me hace la gente es si voy a ir sola y ,cuando les contesto que sí, muchos me preguntan: "¿Te vas sola?" .Les digo que sí pero que  tengo amigos japoneses allí, y aun así siguen pensando que lo que hago es una proeza.

Obviamente, no es como  irse al país de al lado, pero creo que dependemos mucho de "los demás" y por ello dejamos de hacer cosas que de verdad queremos, sólo porque alguien no viene con nosotros. Lógicamente, con compañía los viajes son más placenteros  pero ,¿vamos a dejar de hacer algo, de ir a un concierto, a un musical, a una exposición , o  ver una película sólo porque nadie viene con nosotros? Porque entonces, cuando ese evento o esa oportunidad haya pasado y miremos hacia atrás, nos arrepentiremos. En ese momento es cuando vendrán esos lamentos que tanto hemos usado una y otra vez: " Es que Fulanito no podía venir...", "Es que Mengalito estaba trabajando y...". Mientras, esa banda puede haberse separado o ese musical puede haber terminado sus andaduras. En cuanto a ese viaje que querías hacer porque era el momento idóneo para ti , pero no para Fulanito, queda postpuesto y cuando él pueda  resultará que te has quedado sin trabajo o te ha surgido un gasto imprevisto  y  no te lo puedes permitir.

Si queremos hacer algo, preguntemos primero. Si nadie se apunta y realmente queremos hacerlo, hagámoslo.Es nuestra vida, nadie la va a vivir por nosotros. Y mientras esperamos a que nos acompañen, esas personas están viviendo las suyas y nosotros, malgastamos la nuestra. 

La culpa no es de Mengalita por no venir, sino nuestra por no ser lo suficientemente independientes o decididos. Sé que cuesta cuando uno es más retraído o tímido, pero si queremos ser felices tenemos que crear esa felicidad y no esperar a que nos la traigan en bandeja. Porque si aparece en bandeja ...no es felicidad de verdad, sino una alegría pasajera.

Pensemos por un momento lo que queremos hacer. ¿Es imprescindible que venga alguien con nosotros, debido a una oferta limitada a ciertas condiciones de asistencia, por ejemplo? ¿Padecemos de alguna condición física por la que necesitemos compañía?Si la respuesta a ambas preguntas es "no", los únicos culpables de no hacer eso seremos nosotros mismos.


¡Espero que tengáis una buena semana!




6 comentarios:

Marina dijo...

Gracias Felicity... me has dado el empujoncito que necesitaba para un viajecito que tenía previsto. Un beso.

Tramadora dijo...

Genial el post!!!

Tequila dijo...

Buff... yo soy una amante de la soledad, pero ves, hacer un viaje a un sitio tan lejano yo sola, no me atrevería!!!
Eres una valiente!
Besos!!

felisity dijo...

Bueno, está lejos pero lo hago con cabeza : tengo amigos que viven allí, yo conozco algo el idioma y no es un país en conflicto o peligroso, aparte del tema terremotos. Tampoco quiero alentar a la gente a irse a un país peligroso sola.

Pero Marina, me alegro que te haya servido de empujoncito. ¿A dónde vas a ir?

Besos a las tras!

Marina dijo...

Pues estoy entre París o Londres...

Pipah dijo...

Marina, te recomiendo Londres ;)

Uno tiene que hacer lo que cree que es bueno para uno mismo y no depender de absolutamente nadie, dependiendo de la gente nuca se llega a hacer nada.